Fluctuación Análoga: Fugitiva historia del Techno

10.09.2016

● Publicado:

 

No podemos afirmar que el techno que escuchamos es el único que existe o que sobresale, con esa premisa de inmediato nos volvemos víctimas de nuestra propia arrogancia, además, esa sería una visión muy reduccionista, poco tolerante y excluyente. El techno en sí tiene muchos significados para las personas, que lo comprenden desde muchos ángulos. Cada persona puede narrar una historia diferente sobre el techno, desde su parentesco con el dance o aquel movimiento que nació en Detroit, su diferencia con el tekkno alemán, hasta los jóvenes entusiastas que ahora van a escuchar techno nada más porque es acto de pretensión en sus redes sociales.

 

Es necesario remontarnos a mediados de los años 70s e inicios de los 80s para tratar de relatar una breve historia del techno. El movimiento conocido como Krautrock es de nacionalidad alemana, los jóvenes de esa época estaban divididos por el muro de Berlín; por un lado, muchos de esos jóvenes eran hijos de nazis, los otros eran hijos de padres que habían sido víctimas de aquellos nazis. Esa fractura ideológica abonó al movimiento musical, aquellos jóvenes crearon arte a partir del Jazz y la música experimental principalmente con teclados, algunas bandas destacadas son CAN, Faust, Ash Ra Tempel, Neu! y otras bandas, pero principalmente Tangerine Dream y Kraftwerk fueron los inclinados hacia la electrónica. La inspiración se hizo presente en el movimiento de música electrónica, Kraftwerk y Tangerine Dream dejaron huella en los productores posteriores a ellos de la mano de los sintetizadores, bienvenido, techno.

 

A inicios de los 80s, los expertos en historia de la música concuerdan en que el techno nace de las manos de Juan Atkins, en Chicago; posteriormente junto con Rick Davies formaron Cybotron. A mediados de los 80s Atkins (Model 500) junto con Derrick May (Mayday, R-Tyme y Rhythim) y Kevin Saunderson (Reese) le dieron otro cause al Techno de Detroit.

 

CYBOTRON - Alleys of your mind [Deep Space Records]

 

Kraftwerk, en Alemania, fue la fuente de inspiración para los músicos actuales. Kraftwerk introdujo los sintetizadores para armonizar las letras de sus canciones, con una tendencia más hacia el Pop. La primera entrega de Kraftwerk fue “Autobahn”, un viaje sonoro en un automóvil, una de las primeras piezas de Ambient lograda con sintetizadores. Posteriormente produjeron el disco Trans Europe Express, las melodías de Kraftwerk se caracterizan por la representación del viaje, la velocidad y un ideal de “Paneuropeísmo” (La unión de Europa). Cada uno de sus títulos tiene como principio la fusión del hombre con las maquinas: Man Machine, Computer World, por mencionar algunos.

 

Al cierre del siglo XX Berlín se volvió el epicentro de la cultura: música, arte y creatividad. Con la caída del muro de Berlín (1989), Alemania abrazó un nuevo estilo de vida, la música podía circular de Este a Oeste, el gran número de fábricas, hangares, almacenes y edificios abandonados se volvieron centros de reunión y creación artística underground, los más famosos Tresor y Bunker. Los alemanes querían abandonar su pasado, el dolor del racismo, el vehículo sería la música techno con sus sonidos espaciales y futuristas. Alemania recibió la década de los 90s como una ciudad nueva, la meca de la cultura underground. En Berlín se tocaba el Techno de Detroit, la ciudad desolada, pero también comenzaron a surgir los músicos de la casa, como Sven Vath, Paul van Dyk y Ellen Allien, por mencionar algunos. El techno fue el puente para unir la Alemania partida en dos.

 

Sven Väth ‎– Accident In Paradise [Eye Q Records]

 

Entrado el 2000, Berghain, una vieja planta de poder, se volvió el espacio comercial por excelencia del movimiento techno, que denota la comunidad, la igualdad y el ideal de futuro. El techno re-suena en las urbes más importantes del planeta. El techno ha reclamado su lugar en el arte; incluso, hay un museo dedicado al techno y a la música electrónica en la capital alemana; el techno se ha implantado como un movimiento cultural e ideológico, ayudó a unificar a Alemania, fue parte fundamental para el derribo del muro de Berlín. Al grado que ahora muchos jóvenes conservan los ideales de aquella juventud alemana: una respuesta a la instauración del neoliberalismo; una maquina liberadora, no una máquina de control.

 

 

 

 

Please reload

Please reload